La planificación y la gestión del consumo de gases 

¿Por qué es necesario?

No siempre es evidente: en las inmersiones más comunes realizadas en el buceo recreativo, en las que los límites de profundidad, tiempo y condiciones ambientales hacen sean inmersiones con muy bajo riesgo, basta con recordar que hay que empezar el ascenso a superficie cuando queden, dependiendo de la capacidad de la botella, entre 40 y 60 bares de presión mínima en ella.

Cuando no se cumplen las condiciones anteriores, que definiré a continuación, no es suficiente el simple control de una presión de ascenso fija, sino que tenemos que asegurarnos el aire necesario que nos permita realizar el regreso hasta la superficie, desde cualquier punto de la inmersión, incluso en condiciones de consumo anormales

Definiciones y conceptos:

-Llamaré gas necesario, al consumo previsto en condiciones normales

-Gas vital, el necesario para retornar a superficie o hasta un lugar en el que dispongamos de gas de emergencia o alternativo.

-Consumo normal: el realizado a un ritmo de navegación suave: alrededor del 50% del Ritmo Cardiaco de Reserva (RCRv)

-Consumo en descompresión: el realizado en inmersión, parado, en condiciones térmicas confortables.

-Consumo en emergencia: el realizado al ritmo de navegación máximo que pueda soportarse en 15 minutos: alrededor del 80% del RCRv

-Factor de seguridad: la relación entre el “Consumo en emergencia” y el “Consumo normal”. El valor mínimo considerado es de 2

-Condiciones de consumo anormales:

a) Uno o los dos buceadores consumen a un ritmo igual al consumo de emergencia, ó

b) Los dos buceadores respiran de un solo equipo, cada uno a su ritmo de consumo normal.

-Presión excedente: la que debe de quedar en superficie incluso en el caso de condiciones de consumo anormales, en la situación más desfavorable

Procedimiento general de seguridad para la planificación y gestión del consumo

En este apartado se definen las líneas maestras para planificar y controlar la inmersión en lo que al consumo de gases se refiere. Los cálculos en detalle se realizan en apartados posteriores, dedicados a cuatro tipos distintos de inmersiones.

Planificación

-Obtenga el consumo propio en las tres situaciones habituales en el buceo: descompresión, normal y en emergencia  

-Obtenga el factor de seguridad propio  

-Calcule el consumo normal para toda la inmersión y para los tramos de consumo vital.  

-Sume, al valor obtenido para toda la inmersión, el valor del gas necesario vital, multiplicado por el factor de seguridad menos uno. El valor obtenido es el “Gas total con seguridad”.  

-Reste de la presión de carga la presión excedente, obteniéndose la “Presión útil”  

-Obtenga la botella necesaria dividiendo el “Gas total con seguridad” entre la “Presión útil”.

Presión excedente: es la mínima necesaria para el correcto funcionamiento de los reguladores. No debe de ser inferior a 20 bares. 

Gestión del consumo

-Multiplique el factor de seguridad por el volumen de “Gas necesario vital”: “Gas vital planificado”  

-Obtenga la “Presión de retorno” dividiendo el “Gas necesario vital” entre el “Volumen botella” y sume al resultado la “Presión excedente”.  

-Si el consumo de los compañeros es distinto, ajuste la presión de retorno y/o el volumen de la botella del que menos consume.  

Todos los cálculos que siguen, pueden realizarse de forma automática, en el libro Excel incluido en esta página WEB, que se irá ampliando conforme se vayan desarrollando los tipos de inmersión en los artículos mensuales.

Obtención del consumo propio

Procedimiento: respirar de una botella en las condiciones deseadas:

A)    sin movimiento

B)    en navegación normal

C)    al ritmo de navegación máxima que pueda soportarse en 12 minutos.  

Datos: botella empleada, profundidad, tiempo, presión consumida   

Presión en fondo = (Profundidad / 10) + 1

  Volumen consumido fondo = “Volumen botella” x “Presión consumida”

Volumen equivalente superficie = “Volumen consumido fondo” / “Presión fondo”

  Consumo = “Volumen equivalente superficie” / Tiempo

Factor de seguridad = “Consumo en emergencia” / “Consumo normal”

Presión en bares; tiempo en minutos; volumen en litros; consumo en litros/minuto; factor de seguridad sin dimensiones  

Aplicación del procedimiento

Voy a desarrollar el resto del procedimiento para tres casos concretos. El primero de ellos en este artículo y los dos restantes en artículos posteriores.

            Caso A): Inmersiones de muy bajo riesgo

            Caso B): Regla de los tercios simple  

            Caso C): Regla de los tercios generalizada

Inmersiones de muy bajo riesgo

Son aquellas que se realizan dentro de los límites siguientes: Profundidad no superior a 20 metros; consumo no superior a 30 litros por minuto, a un ritmo de navegación habitual (ritmo cardiaco alrededor del 50% del Ritmo Cardiaco de Reserva, RCRv); consumo no superior a 60 litros por minuto, a un ritmo respiratorio en emergencia (ritmo cardiaco alrededor del  80% del RCRv). Sin descompresión. Se puede ascender a superficie desde cualquier lugar del recorrido de la inmersión (ascenso libre). Botella usada con un volumen de 10 litros o superior  

En el caso de sobrepasar alguno de estos límites, es necesario emplear alguna de las otras dos reglas, la de los tercios simple o la de los tercios generalizada.  

El único gas necesario para llegar hasta la superficie es el consumido durante el ascenso. En condiciones de emergencia la parada de seguridad es optativa y se realizará hasta alcanzar el valor de la presión excedente estimada, que en este caso se fija en su valor mínimo: 20 bares. Solo se tiene en cuenta el consumo normal. Para el de emergencia se toma el valor máximo permitido: 60 litros/minuto  

Equipo necesario

Datos

Profundidad máxima – Tiempo de inmersión – Consumo normal

Consumo en emergencia - Presión de carga  

 

Cálculos   

Presión en fondo: (Profundidad / 10) + 1

  Tiempo de ascenso = “Profundidad de fondo” / 10 (redondeado por exceso)

  Consumo normal fondo = “Presión en fondo” x “Consumo normal”

  Volumen consumido fondo = “Consumo normal fondo” x “Tiempo inmersión”

  Volumen de ascenso en emergencia = 60 x “Presión fondo” x “Tiempo ascenso

  Volumen total = “Vol. fondo” + “Vol. emergencia”

  Presión útil = “Presión de carga” – 20

  Volumen mínimo botella = “Volumen total” / “Presión útil”

 Elegiríamos una botella con un volumen igual o superior al mínimo obtenido.  

Estos cálculos son optativos, en el sentido de que hay que realizarlos para asegurar gas suficiente para poder terminar el tiempo de inmersión previsto antes de alcanzar la presión de ascenso. En caso de no hacerlos y tomar una botella cualquiera, que es lo más habitual, basta con seguir las normas indicadas en “Control del consumo”, para realizar la inmersión con seguridad, aunque puede ocurrir que alcancemos la “Presión de ascenso” antes del tiempo previsto para nuestra inmersión, en el caso de que tuviéramos algún tiempo previsto, que tampoco es habitual en el buceo recreativo convencional sin descompresión.  

Ejemplo: Inmersión a 15 metros, con un consumo normal de 16 litros/minuto, durante 50 minutos, presión de carga: 220 bares

Presión en fondo = (15 / 10) + 1 = 1,5 + 1 = 2,5 bares  

Tiempo de ascenso = 15 / 10 = 1,5 è 2 minutos

Consumo normal en fondo = 2,5 x 16 = 40 litros/minuto  

Volumen consumido en el fondo = 40 x 50 = 2.000 litros

Volumen de emergencia en ascenso = 60 x 2,5 x 2 = 300 litros

Volumen total = 2.000 + 300 = 2.300 litros            Presión útil = 220 – 20 = 200 bares  

Botella mínima = 2.300 / 200 = 11,5 litros è 12 litros.

Control del consumo 

Necesitamos una presión mínima de ascenso para asegurar que podremos hacerlo incluso en condiciones de consumo en emergencia alcanzando la superficie con un remanente de aire igual a 20 bares (mínimo valor de la “Presión excedente”).

Para este tipo de inmersión sencilla, considero el caso más desfavorable, en lo que a cantidad de gas necesaria para el ascenso se refiere: profundidad de 20 metros y consumo en emergencia de 60 litros/min., con lo que el valor de la presión de ascenso solo va a depender de la botella usada:

Botella de 10 litros: 60 bares

Botella de 12 litros: 50 bares

Botella de 15 litros o superior: 40 bares

Presión de retorno: no es un parámetro vital, ya que podemos ascender a superficie desde cualquier punto del recorrido de la inmersión, pero es conveniente conocerlo para controlar el momento del regreso y poder alcanzar la superficie junto a la embarcación antes de llegar a la presión de ascenso. 

Presión de retorno = (“Presión de carga” + “Presión de ascenso”) / 2 

 

El tiempo de retorno se calcula con los mismos objetivos que la presión de retorno: hacer más cómoda la aproximación a la embarcación al final de la inmersión. 

Tiempo de retorno: Tiempo de inmersión / 2 

Ejemplo: Control de la inmersión del ejemplo anterior:  

Presión de ascenso (botella de 12 litros) è 50 bares  

Presión de retorno = (220 + 50) / 2 = 270 / 2 = 135 bares

Tiempo de retorno = 50 / 2 = 25 minutos.

Resumen 

En la mayoría de las inmersiones de muy bajo riesgo, tal como se han definido aquí, solo hay que tener en cuenta: 

No superar el “Tiempo de inmersión sin descompresión” para la “Profundidad máxima alcanzada”, apoyándose en la información suministrada por una computadora o unas tablas de descompresión, debiendo ascender a superficie, antes de alcanzar ese tiempo máximo.

Ascender a superficie antes de alcanzar una presión en botella de:  

           60 bares para una botella de 10 litros

50 bares para una botella de 12 litros

40 bares para una botella de 15 litros o superior.

 

Es conveniente, pero no imprescindible, controlar la presión y el tiempo de retorno hacia el lugar  donde  se encuentre la embarcación de apoyo, conforme se indica en el epígrafe de “Control del consumo".

Si se desea asegurar un tiempo de inmersión planificado previamente, hay que obtener el volumen mínimo de la botella a emplear (y su presión de carga), conforme se indica en el epígrafe de “Equipo necesario”.